Constructora Ospinas
¿Cómo usar sus cesantías para invertir en vivienda?

Las cesantías son un beneficio legal o prestación social que todo empleador debe reconocer a sus trabajadores. Antiguamente tenían como único fin el prestar un soporte al trabajador en caso de quedar cesante (sin empleo), sin embargo, con el tiempo su objetivo se modificó para que también pudieran ser usadas para la compra y remodelación de vivienda, o para estudios.

Este beneficio que tienen los trabajadores es equivalente a un mes de salario por cada año de trabajo, el cual se suele liquidar a final de cada período y, acorde con la ley, se debe consignar en un fondo de cesantías previo al 15 de febrero del siguiente año.

Esta suma de dinero es bastante importante ya que es un ahorro que puede ser destinado para invertir en el proyecto de vivienda que más se ajuste a lo que está buscando o en la remodelación de su hogar actual. Por esto, queremos compartirle aquellos casos en los que seguramente usted puede hacer uso de este capital.

– Adquisición de vivienda: Este es tal vez el motivo más común por el que los trabajadores piden las cesantías, y para hacerlo efectivo deben presentar todos aquellos documentos en los que se certifique que se va a hacer la compra de un inmueble y aquellos que solicite el respectivo fondo de pensiones.

– Adquisición de terreno o lote: Si siempre ha pensando en construir su propia vivienda de acuerdo a sus gustos, retirar sus cesantías para comprar un terreno o lote es una buena opción para edificar su próximo hogar.

– Construcción de vivienda en terreno de propiedad del afiliado o cónyuge: Debido a que las cesantías son un beneficio del trabajador, estas deben ir destinadas a satisfacer necesidades del mismo o de las personas que conformen su núcleo familiar; por esto, se pueden retirar para construir vivienda si el lote o terreno es de propiedad del afiliado o de su pareja.

– Ampliación, reparación o mejora de vivienda de propiedad del afiliado o cónyuge: Al igual que el caso anterior, para usar las cesantías en ampliaciones, reparaciones o mejoras del hogar, solo se podrá si la vivienda es propiedad del afiliado o su pareja. Para hacer el desembolso el trabajador deberá escribir al fondo de pensiones y presentar los permisos de construcción, entre otros documentos.

– Liberación de gravámenes hipotecarios o pago de impuestos que afecten realmente el inmueble. Para aquellas personas que se han retrasado en el pago del impuesto predial o que han adquirido un crédito con prenda hipotecaria (la vivienda es su garantía ante la entidad prestadora), el uso de las cesantías para estos casos pueden constituir una mejora sustancial.

– Adquisición de títulos de vivienda sobre planos para la construcción de casas en proyectos contratados tanto con entidades oficiales como privadas. Esto anterior quiere decir que los afiliados pueden pedir sus cesantías aún si la construcción de la vivienda no ha empezado pero el proyecto está totalmente definido.

Artículos Relacionados

14 Agosto 2015

Una ciudad con áreas verdes

14 Agosto 2015

¿Cómo hacer un baño tipo spa?

05 Febrero 2016

Ideas eco-amigables para decorar su finca raíz