Constructora Ospinas
El deconstructivismo, la arquitectura de la distorsión

¿Lo que entendemos hoy día por estético o atractivo tiene que ver con lo clásico o lo moderno? No siempre o, por lo menos, esa es la respuesta que el deconstructivismo ha propuesto desde los años 80. Ospinas le cuenta por qué este movimiento, impopular en su momento, es actualmente una influencia para aquellos que admiran una arquitectura diferente.

Piense en el deconstructivismo como un diseño arquitectónico “deforme” que se alza en las ciudades del mundo y que es criticado por muchos y aclamado por otros. Es una estructura que, a primera vista, distorsiona los principios de la arquitectura, ya que manipula desde el diseño, las superficies de las construcciones.

El movimiento deconstructivista es un rebelde con causa. Abandona el diseño vertical y horizontal para dar a las estructuras una apariencia caótica, desordenada, además de provocar la sensación de que cada construcción está sin terminar.

En otras palabras, el deconstructivismo es lo más parecido a la naturaleza del hombre. Es impredecible, estático y con muchas contradicciones. Son estas características las que obligan al público a crear una idea de lo que ven y a formar un punto de vista disidente.

Sin embargo, su aporte a la arquitectura es considerable si se tiene en cuenta que desde el punto en que usted la mire, la construcción es descentralizada, es decir, satisface a la vista porque no es completamente simétrica y no tiene un punto focal único para el ojo.

Del mismo modo, el deconstructivismo ha involucrado nuevas teorías en el uso de los ángulos porque ha permitido ofrecer nuevas concepciones de la ubicación espacial de los objetos, además de la innovación y polémica que ha generado por la generación de una arquitectura sin ventanas, en algunos casos.

Tal vez los ejemplos más característicos del deconstructivismo sean el museo de arte Weisman en Minneapolis y La Casa Danzante en Praga, diseñados por el pionero del movimiento, Frank Gehry. En el primero, el estadounidense utilizó estructuras curvas de metal que más tarde fueron criticadas debido al fuerte reflejo que la luz del sol producía en los ojos. Sin embargo, para los turistas no es un impedimento ya que la construcción es una de las más visitadas de la ciudad gracias a las más de 20 mil obras de artistas americanos que se encuentran allí.

Por su parte, La Casa Danzante a primera vista, recuerda a una pareja de bailarines. ¿Controversial? En su momento sí, ya que desde su inauguración el edificio fue criticado por algunos sectores de la comunidad que no compartían el estilo de la obra, además porque se destacaba entre las construcciones góticas y barrocas que rodeaban el sector de la ciudad.

 arquitectura de la distorsión

Artículos Relacionados

16 Junio 2015

Empieza la emoción en Santa Marta

05 Febrero 2016

¿Qué es el urbanismo inteligente?

14 Agosto 2015

¿Qué es la certificación LEED?