Constructora Ospinas
Entrevista Daniel Bonilla

Daniel Bonilla es un reconocido arquitecto de la Universidad de Los Andes, quien ha diseñado importante proyectos y quien es conferencista en diversas universidades e institutos como The Royal Institute of British Architects Reino Unido, The Danish Royal Academy Dinamarca, III Bienal de Arquitectura del Paraguay, el GSD-Latin Association en Harvard University y otras academías en Colombia, México y Chile.

Las obras de Daniel han sido seleccionadas y premiadas en la XVII, XVIII y XIX Bienales de Arquitectura Colombiana y ha recibido galardones como el del Premio Lápiz de Acero Azul de la Revista Proyecto Diseño, Mención Especial III Convocatoria Arquitectura Religiosa Contemporánea de la Fundación Frate-Sole Italia 2004, Accésit como Arquitecto Emergente Iberoamericano en la III Bienal Iberoamericana de Arquitectura e Ingeniería Civil (Chile 2002), Highly Commended Award en los AR+D Awards 2002 – (Premio a la arquitectura emergente mundial organizado por la Architectural Review and D-Line) y Mención de Honor en la Bienal Internacional de Quito 2002 – Ecuador.

Daniel Bonilla, Arquitectura y Urbanismo, que pasó a llamarse Taller de Arquitectura de Bogotá hacer tres años, es un estudio de diseño donde se trabaja en tres especialidades básicas: Diseño Urbano, Diseño Arquitectónico y Diseño Industrial. Esta pluralidad en este tipo de trabajo le da una amplia visión del mundo del diseño en todas sus escalas, desde el diseño y planteamientos de entornos urbanos de gran formato, hasta el desarrollo detallado de delicadas piezas industriales.

En la actualidad la firma Daniel Bonilla Arquitectos son los diseñadores de Plaza Bocagrande, el proyecto que lidera Ospinas & Cía. S.A en Cartagena.

¿Quién es Daniel Bonilla?

Estudié Arquitectura en la Universidad de Los Andes, después hice una Maestría en Diseño Urbano en la Universidad de Oxford. Trabajé en Londres dos años con la firma Llewelyn Davies y a mi regreso, trabajé en Ospinas & Cía S.A por cuatro años y medio. Luego formé mi propio estudio de arquitectura donde en conjunto con la Arquitecta Marcela Albornoz nos hemos dedicado básicamente a hacer proyectos públicos y privados. Hemos trabajado en casi todos los segmentos de arquitectura y hemos hecho edificios, en un gran espectro de tipos de trabajo.

¿Cuáles serían en su concepto las tendencias de la arquitectura en Colombia?

Durante muchos años, Colombia tuvo una idea de arquitectura muy clara, concreta y específica y a lo largo de 40 años la tendencia fue la “arquitectura de ladrillo” de magnífica calidad y de un extenso desarrollo especialmente en Bogotá. Muestras elocuentes de esa época lo son especialmente las obras del arquitecto Rogelio Salmona como por ejemplo las Torres del Parque o la Biblioteca Virgilio Barco, entre otros.

Entonces a través de la “arquitectura de ladrillo”, Bogotá adquirió una línea de pensamiento, bastante consolidada y de muy buena calidad. De hace unos 15 ó 20 años para acá es que con la globalización nació una nueva generación de arquitectos en Colombia y la idea sobre arquitectura se ha ido volviendo mucho más heterogénea.

Surgió una generación de arquitectos que empezó a trabajar con otros materiales que no necesariamente fueran el ladrillo, situación que transformó la arquitectura en Colombia y trajo una enorme diversidad tanto de materiales como de aproximaciones a la arquitectura y por esta razón, es muy difícil definirla.

¿Cuáles países en Latinoamérica están marcando tendencias?

En Latinoamérica, hay cuatro países que están haciendo arquitectura con cierta relevancia. Chile es uno de esos países que tiene una generación de arquitectos que sobre todo, a través de la arquitectura privada y doméstica de casas, han realizado un trabajo importante que es producto de lo que ellos llaman “la revolución educativa” que se produce después de Pinochet en las universidades. Existen unas muy buenas academias educando a una nueva generación de arquitectos y una producción arquitectónica en formato pequeño y privado de muy buena calidad.

Por su parte, México, con la dinámica económica tan importante que tienen al estar al lado de Estados Unidos, presenta una diversidad de proyectos desarrollados principalmente en áreas consolidadas de la ciudad. Ellos tienen una idea de arquitectura contemporánea. La mayor incidencia está especialmente en el ámbito privado aunque hay algunos muy buenos ejemplos de concursos públicos construidos como por ejemplo la Biblioteca José Vasconcelos del arquitecto Alberto Kalach.

Brasil es también muy relevante, tiene una tradición de arquitectura modernista muy importante, de hecho es el país que en el mundo tiene el legado modernista más extenso y diverso producto del trabajo de muchos arquitectos como por ejemplo Oscar Niemeyer. Lo que ha sido muy interesante es que la nueva generación de arquitectos sigue en esa misma línea de pensamiento y lo que están intentando es volver contemporáneo el modernismo.

Por último, está Colombia, que a mi juicio es el más relevante e importante de Latinoamérica porque en Colombia pasaron varias cosas al tiempo. La primera es que en 1992 y con la ley 80, se abren los concursos públicos de arquitectura y esto hace que las oficinas por mérito adquieran la posibilidad de diseñar importantes edificios públicos, lo cual han derivado en arquitectura pública de calidad. Pero más relevante aún, ha sido la presencia de grandes alcaldes gestores de una visión de ciudad y sociedad apoyada en la realización de proyectos públicos de alto impacto social en transporte y educación principalmente.

Sin duda, dentro del contexto latinoamericano, en la última década, Colombia ha tenido el rol más relevante con respecto a hacer de la arquitectura un mecanismo de impacto social a través de proyectos de carácter público.

¿Cuáles son sus referentes en el momento de pensar en un proyecto arquitectónico?

Cada vez que uno hace un proyecto arquitectónico, hay varias cosas que juegan un papel relevante. Lo primero es que todos los proyectos tienen un promotor o gestor, quien es el principal delimitador de variables y alcances en un desarrollo inmobiliario.

El otro referente es todo lo que existe construido, así que contamos con la información que nos rodea, de la cual estamos permeados de manera vivencial a través de la ciudad y de los viajes igualmente es común que antes de hacer un proyecto, uno se informe o se documente con proyectos similares en términos de contenido y por esto vale la pena observarlos y estudiarlos. Lo interesante de la arquitectura es que lo que se ha construido es, al mismo tiempo, la biblioteca de trabajo. Hay referencias que uno mira desde la óptica de contenidos, otras desde la tipología de la arquitectura o la óptica sostenible, etc. No existe una referencia única, existen múltiples referencias que uno usa.

¿Cómo llega Daniel Bonilla al proyecto de Plaza Bocagrande?

Yo trabajé en Ospinas & Cía S.A desde 1993 hasta 1997, desde entonces tenemos una tradición de conocernos desde hace mucho tiempo, y Ospinas tiene una enorme virtud y es que todas las personas que hemos trabajado allí, sentimos una enorme gratitud por la inmensa ética y el respeto con el que trabaja la empresa. Es muy particular que sus ex trabajadores sigan siendo muy cercanos a la empresa y eso es una condición única. No conozco a muchas compañías que pueden contar con el orgullo de sentir que las personas tienen un gran afecto por la misma.

En este proyecto en particular, hicimos al inicio una hipótesis de lo que se iba a hacer allí y me contrataron para que yo presentara unos modelos de ocupación y verificar si el proyecto en sí tenía potencial. A medida que se fue desarrollando este proceso, se entabló una relación en la que yo termino como arquitecto designado del proyecto.

Con el tiempo Ospinas hizo el acuerdo con Hyatt y se aprobó que yo fuera el encargado del proyecto general.

Sin embargo vale la pena mencionar, que en un proyecto de este tamaño y complejidad participan muchos arquitectos y diseñadores en el proceso. Los líderes de diseño en este caso son el mismo grupo técnico de Ospinas que maneja este proyecto. Ellos dan instrucciones e indicaciones que nosotros seguimos y son un equipo muy participativo. Así pues los primeros diseñadores son el equipo de Ospinas y después nuestra oficina.

La parte de arquitectura interior la desarrolla Bilky Llinas Desing – BLD – para lo relacionado con Hotel Hyatt y la torre de vivienda y la firma Chapman Taylor, para el centro comercial. Aquí lo que tenemos es un grupo enorme de arquitectos y el resultado es la sumatoria de todos juntos.

Cuando pensó en Plaza Bocagrande, ¿qué tendencias siguió?

El terreno de este proyecto tenía una condición rectangular y longitudinal que hizo que condicionara el espacio disponible para construir. Es necesario entender que no se trata de un centro comercial de gran formato sino de un mall de tamaño mediano.

¿Usted cómo cree que Plaza Bocagrande marcará una tendencia en materia de diseño, concepto y materiales en Cartagena?

Aquí lo más importante es la mezcla, el hecho de que haya cinco usos diferentes: centro comercial, centro de convenciones, hotel Hyatt, viviendas de vacaciones y viviendas permanentes. Son cinco usos mezclados y finalmente lo que va a ser muy representativo es que genera una reflexión de que los terrenos no necesariamente deben ser para un solo uso, sino que puede ser una interacción en donde la dinámica genera sinergia.

¿Cómo ve usted a Cartagena en diez años con el proyecto?

Cartagena es una ciudad global y tiene un enorme desarrollo. Posee un gran reto en infraestructura general y en el tema de conectividad dentro de la ciudad. Su condición gráfica la hace bastante exigente y es un tema en el que hay que trabajar. En cuanto al turismo, tiene el centro histórico que es como una tacita de oro. Ahora para las playas existe un proyecto planteado muy ambicioso en el frente marino. Cartagena tiene mucho por hacer y sobre todo en el campo social porque no se entiende cómo una ciudad que tiene tanta riqueza en arquitectura y patrimonio tenga, al mismo tiempo, el mayor porcentaje en pobreza y desigualdad. Al igual de la compañía por su deseo de querer mejorar la calidad de vida de los cartageneros en movilidad y urbanismo.

1Entrevista Daniel bonilla

Artículos Relacionados

23 Agosto 2016

Los siete países líderes en urbanismo sostenible

16 Junio 2015

Empieza la emoción en Santa Marta

05 Febrero 2016

¿Qué es la regeneración urbana?

Send this to friend