Constructora Ospinas
¿Qué es el urbanismo inteligente?

El urbanismo es una disciplina que se ocupa del estudio, diseño, planificación, organización y ordenamiento de las ciudades. Teniendo en cuenta factores tales como la cantidad de habitantes y las necesidades de la población, se pretende estudiar las urbes desde un punto de vista global con el fin de encontrar soluciones a diferentes aspectos, tales como la forma y disposición que deben tener, la movilidad, la gestión y la determinación de qué bienes deben ser de carácter público o privado.

Dentro de este importante campo existen múltiples teorías que buscan encontrar la mejor respuesta a la siguiente pregunta: ¿cómo debe ser la metrópoli del futuro? Una de ellas, el urbanismo inteligente, formulada por el Profesor Christopher Charles Benninger, es una teoría de planificación urbana integrada por complejos principios que buscan plantear nuevas formas de concebir el diseño de las ciudades. Ospinas le cuenta sobre algunas de estas reglas, con el fin de que usted pueda construir una opinión razonada.

1. Equilibrio con la naturaleza: una ciudad inteligente debe establecer un balance entre el uso de los recursos naturales y su explotación, promoviendo la identificación y protección de las zonas más frágiles y de los sistemas naturales amenazados. Así mismo, es necesario construir una cultura de conservación y convivencia armónica con el medio ambiente.

2. Equilibrio con la tradición: es necesario proteger la herencia cultural de una metrópoli, haciendo un énfasis en el respeto por los recintos patrimoniales y los bienes históricos, así como en la conservación de los estilos arquitectónicos que resalten la herencia cultural.

3. Uso de la tecnología apropiada: las técnicas, los materiales y los sistemas de construcción deben ser consistentes con la cultura de la población.

4. Integridad institucional: el concepto de urbanismo inteligente sugiere que una urbe sólo podrá subsistir siempre y cuando exista una administración local responsable, transparente, competente y participativa.

5. Integración regional: nuestras urbes deben ser concebidas como parte orgánica de un gran ecosistema. Siendo esto así, la ciudad debe tener una interacción y una relación constante con la región en la que se encuentre ubicada, velando por la construcción de un ambiente sostenible.

6. La convivialidad: una ciudad inteligente debe ser aquella que día a día tiene como meta principal mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos. Así, las urbes deben generar espacios para la interacción social de las familias, los barrios y las comunidades, promoviendo la protección, la mejora y la creación de espacios públicos abiertos, tales como parques o plazoletas.

El urbanismo inteligente como guía para el crecimiento de nuestras ciudades

 

 

Artículos Relacionados

05 Mayo 2016

Los 10 genios que revolucionaron la arquitectura

05 Abril 2016

La Arquitectura bioclimática y su importancia para el medio ambiente

07 Septiembre 2016

¿Qué son los hogares ecológicos?

Send this to friend